Primer contacto con micro:bit

Primer contacto con micro:bit

16th diciembre 2018 micro:bit 0

El mundo de la robótica educativa es complejo y diverso, y el tiempo y el presupuesto son limitados. Por esta razón, elegir una herramienta u otra no es tarea sencilla.

La última adquisición para nuestros talleres ha sido la placa micro:bit. Su uso no es muy popular en España, por lo que la información disponible en castellano en el momento de escribir este artículo no es muy extensa. Por esa razón me he decidido a escribir una serie de artículos basados en mi experiencia personal. 

micro:bit es una tarjeta programable que cuenta con botones, una matriz de 5×5 LEDs,  acelerómetro, sensor de temperatura, conexión bluetooth y pins de entrada y salida de propósito general. Para una información más exhaustiva, se puede consultar aquí en español.

Los principales motivos por los que he elegido micro:bit para ampliar la oferta educativa de nuestros talleres son: versatilidad, facilidad de uso y bajo coste.

Versatilidad

La placa micro:bit puede utilizarse en ordenadores con sistemas operativos antiguos. Se puede programar incluso con ordenadores que utilicen Windows XP. Las posibilidades son múltiples: los alumnos más jóvenes pueden programar con lenguajes basados en bloques, sin tener que escribir código; mientras que los alumnos de Educación Secundaria encontrarán un aliciente para aprender lenguajes de programación como javascript o python.

Facilidad de uso

Por sus propias características, la tarjeta por sí misma o con pocas conexiones externas es útil para realizar múltiples actividades diferentes. Esto facilita mucho las cosas en el trabajo en el aula, puesto que no hay que emplear tiempo en montajes de circuitos electrónicos antes de llevar a cabo un proyecto.

Coste

La placa micro:bit se vende en tiendas especializadas de robótica e incluso en amazon. El precio varía, aunque con gastos de envío no suele superar los 24€.

Primera impresión

A pesar de que había visto en fotos de la placa, cuyo “micro” en el nombre no deja lugar a dudas, no dejó de sorprenderme el pequeño tamaño de la caja. El paquete que yo he pedido solo consta de la placa micro:bit y una pequeña guía de inicio. Esto implica que, aunque el precio es inferior a otros packs, hay que disponer de cable USB para poder utilizarla. En mi caso ya tenía varios, sin ir más lejos las tablets que usamos en los talleres tienen el mismo tipo de conector, con lo que no hace falta pagar más por ello.

Lo primero que vemos al conectarla es una demo, que permite saber que funciona correctamente: con ella podremos comprobar todos los LEDs, los botones y el acelerómetro.

El siguiente paso es programarla. Para ello lo más rápido y sencillo es utilizar el editor de bloques MakeCode, que a buen seguro mantendrá a muchos un buen rato entretenidos. Una vez que el programa está listo solo queda descargarlo a la placa. Las instrucciones detalladas para hacer esto están disponibles en esta página.

Por mi parte utilicé por primera vez las placas en un taller con alumnos de edades variadas para ver su respuesta. Los chicos ya sabían programar cosas básicas con Scratch, por lo que el paso al editor MakeCode fue automático. Realizaron proyectos muy sencillos en muy poco tiempo, necesitando poca supervisión desde el primer momento.

En artículos futuros iré explicando qué proyectos se pueden realizar en poco tiempo para que tengan cabida en sesiones de una hora aproximadamente.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

www.000webhost.com